¿Qué sabemos de el Jengibre? ¿alimento, condimento?

No se si os pasa, pero mi impresión es que cada vez aparecen más productos asociados a la alimentación que desde luego, en casa de mis padres no se utilizaron jamás.

El Jengibre

En mi familia, mi padre (aunque tenía mucho menos tiempo) era mucho más cocinillas que mi madre. Recuerdo sus fichas de recetas perfectamente ordenadas con las que en cuanto tenía un ratito libre se ponía a la faena. Nos elaboraba unos platos estupendos.

 

setas
 Ni que decir que su delicia era si antes de eso había ido “de setas”. Se había encaminado a sus sitios secretos y favoritos del monte para deleitarnos con los hongos, setas de cardo, los maravillosos perretxikos, etc.
Pero ya me estoy yendo por los cerros de Úbeda

 

Lo que quiero deciros es que aunque había un cocinillas y bastante preocupado tanto por la naturaleza como por la salud, en mi familia… nunca se utilizó, por ejemplo, el jengibre.




Mis primeros recuerdos
Los primeros recuerdos que tengo de él no son de su forma pero si, de su sabor.
Es de cuando empecé a probar comidas orientales.
Sobre todo en el 2005. Tuve la suerte de viajar a Japón y conocer mucho más a fondo y de primera mano su cocina.
Su sabor me asombró y he de reconocerlo, me recordó un poco a la colonia (¡no se cuando habré tomado colonia!). Un sabor potente y picante que a mí, me gustó.
Me dijeron que se tomaba entre plato y plato para limpiar los sabores antiguos y poder apreciar más los nuevos.

 

jengibre
Aquí lo vemos junto con el wasabi

 

En principio no lo asocié a la raíz de jengibre pues el color es diferente. El de la raíz es blanco tirando a amarillo y el que allí  me presentaban en láminas pequeñas era rosa.
Ahora todos estamos acostumbrados a verlo y comerlo.
La diferencia está en el encurtido. Es decir un proceso de marinado en vinagre de arroz con un poco de azucar al que le someten, cuyo resultado es el gari (jengibre laminado rosa)

 

Beneficios del jengibre

 

Pero lo que ahora se ha hecho popular, es la raíz de jengibre. Empieza a ser un condimento cotidiano de la cocina. Entra a formar parte de nuestra alimentación.

 

Jengibre

 

Los beneficios que se le atribuyen y la forma de consumirlo son muy variadas.

 

Como protector gástrico. Para tratar gastritis, úlceras y diarreas.
En infecciones e inflamación de la garganta. Mejora la circulación. Ayuda a reducir el colesterol. Controlar nauseas y vómitos, muy importante en embarazadas.
Tiene propiedades antiinflamatorias. Y, un largo etcétera…
Se puede tomar rayado, en infusión, como dulce, licuado mezclado con otras frutas o verduras, espolvoreado en ensaladas, mezclado con las verduras o purés…

Yo personalmente, además de como aliño en ensaladas y verduras o infusión, la forma diaria de toamarlo  es rayado por la mañana mezclado con zumo de limón, agua templada y una pizquita de bicarbonato…

 

Con tantas propiedades como tiene y con tanta variedad de formas de consumirlo ¡no se como hemos vivido sin él!
Ahhh… y es muy fácil de cultivarlo en una maceta.
No hay excusas.

 

el Jengibre

Agradezco tu comentario y si te ha gustado… Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: