Buen Camino. Pinceladas sobre el Camino de Santiago.

Si hay algo que todos los peregrinos del Camino de Santiago, sean del país que sean, saben decir en más o menos perfecto castellano, es:

Buen Camino

El año 2004 a una amiga se le ocurrió que teníamos que lanzarnos a recorrer el Camino de Santiago.
La verdad es que creo que al principio ninguna  le tomamos demasiado en serio. Pero su insistencia y sobre todo, su poder de convicción (por algo pasó a ser inmediatamente la “coronela”), hicieron que del dicho pasáramos al hecho.

 

Buen CaminoSe decidió que como primer año y, entonces pensábamos que tal vez el único, empezáramos en Sarria.
Así completaríamos los 100 últimos kms. que dan derecho a la “Compostelana”. Pues, aunque no fueran precisamente los motivos religiosos los que nos pusieron en marcha, ya que lo hacíamos, mejor así.

 

 

En ruta

Ese año fuimos 6 las amigas que nos lanzamos a nuestra pregrinación particular.
¡Nos encantó! Tanto es así que durante muchos años hemos seguido reservando una semana al año para, tras muchos, haber recorrido el Camino Francés entero, parte del Camino de la Plata y parte del Portugués.

 

buen camino

Con la particularidad de que como empezamos desde la etapa final, fuimos retrocediendo una medía de 100 Kms. al año. Es decir caminamos retrocediendo, pero hacía adelante…
Esto en muchas ocasiones nos ha supuesto tener que dar explicaciones… pero con el tiempo, hemos visto que lo mejor es dejarlo pasar… Cada uno hace el camino como quiere/puede.

Hay puristas, que como siempre, creen que sólo hay una forma de hacerlo: la suya. No voy a pararme a explicar cuál es pues, francamente,  la desconozco. Dentro de esos puristas, ¡también tienen sus diferencias!

Pero si algo tiene de bueno el Camino, como la Vida, es que es MI CAMINO, es decir hay tantas formas de hacerlo como seres humanos y ninguna es mejor ni peor, siempre que se respeten unas reglas básicas (como en la vida).




Diversidad

Nos hemos encontrado todo tipo de personas, desde los que pasan por el Camino de forma efímera, hasta los que hacen del Camino su forma de vida y durante, por lo menos unos años, no salen de él, literalmente.
Los que repiten una y otra vez, los que van andando, en bici, a caballo, en moto… bailando, haciendo malavarismos, cantando, en grupo, solos.
Y, como pasa con todo, lo que empezó con un grupo de 6 amigas que fuimos, en principio un poco “dubitativas”, luego… viendo lo ilusionadas que estábamos, se nos quisieron unir muchas más. 
En numerosas ocasiones, fue dificil decir que no, llevando en algunos casos a pequeños desacuerdos pasajeros. Pero el pacto, desde un principio, quedó claro.
Creo que este es uno de los puntos fuertes por el que hemos perdurado todos estos años. Y si ahora, pasajeramente, lo tenemos aparcado, han sido fuerzas  mayores las que nos han obligado a ello.

 

pies en el camino

 

Seguir en el Camino

Son innumerables los beneficios que El Camino me ha aportado. Cada una tendrá algunos en exclusiva pero ante todo queda la solidaridad, el espíritu de equipo, la amistad. El hacerte fuerte antes las adversidades. La superación.
El espíritu que se vive en el camino, tiene ese algo especial que es la esencia que maraca la diferencia. Hace que todos, conocidos y desconocidos se deseen Buen Camino desde el corazón y nos sólo eso. Hace que todos, amigos o no, se presten a ayudar por el mero hecho de ver mejor al prójimo.
Tal vez, ese sea el mayor milagro. ¿Serán las miles de almas que durante siglos lo han transitado las que aportan esa energía que hace que en el Camino, todo lo bueno sea posible.?
Tal vez.
Como dicen los gallegos “las meigas no se si existen, pero…haberlas, hailas”

 

botas en el camino

 

Beneficios colaterales

Hay otros beneficios colaterales como son el acostumbrarnos a andar diariamente para mantenernos en forma, estirar, cuidar de tus pies (centro de la vida en el camino.
Te enseña a vivir con muchas menos cosas. En el camino, el peso y el volumen son muy importantes.
Puedes hacerlo sola, en pareja, en familia, con amigos…
Te ayuda a meditar, reflexionar, aclarar ideas. Relativizas los problemas.
No hay una edad máxima, puedes hacerlo mientras “el cuerpo aguante”… y eso da para mucho. Fantástico para realizarlo “después de los 60” cuando tenemos mucho más tiempo.
Es SIMPLE… Sólo hay que hacerlo de la forma que más te guste.
Sentirte bien y enfocarte en el día a día.
Te deseo de corazón en la vida un:

¡Buen Camino!

 

Muchas gracias

 

Espero tus comentarios y si te ha gustado este post… Compártelo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: