Las ondas del pensamiento. Su reproducción y funcionamiento.

Para poder manejar, controlar, dominar cualquier cosa, lo primero que tengo que hacer es, conocer como funciona.

 

Las ondas del pensamiento.

Su reproducción y funcionamiento.

 

Por eso y siguiendo con lo expuesto en el post “La vibración del pensamiento. Por William Walker Atkinson” ahora, voy a tratar de comprender como se transmite el pensamiento y en que frecuencias.
Lo primero que me llama la atención es que su movimiento es tridimensional. Es decir, no funcionan como las ondas en el agua que se expanden en un único plano. Su movimiento es como el de los rayos del sol. Parten desde un centro en todas direcciones. Y… tienen el poder de reproducirse y expandirse.

 

Es decir el pensamiento utiliza ¡energía cuántica!

 

Al encontrarse con otros pensamientos de vibraciones semejantes, estas se unen haciéndose cada vez más grandes y más poderosas. Esta comprobado que un número determinado de personas pensando lo mismo en el mismo momento pueden cambiar una realidad.
Este es el gran secreto del pensamiento:
Sirve tanto para potenciar lo positivo, el bien, la grandeza así como… para lo negativo.
Sólo depende de mi. YO tengo el poder.




Pensamientos erráticos
Hay veces que sin darnos cuenta, nos llegan pensamientos que reafirman algo que nosotros ya pensábamos  pero que tal vez no le habíamos dado mucha importancia.
Son pensamientos emitidos por otras personas que sintonizan con nuestra frecuencia. Lo mismo pasa con las ondas de pensamiento emitidas por mi. Captan frecuencias parecidas y van fortificándose. Creando realidades en el mundo de la materia.

 

las ondas del pensamientoDe ahí la importancia de controlarlos.
Las personas positivas atraen lo positivo.
Las personas negativas atraen lo negativo.
Pero es difícil mantenerse siempre en un estado mental alto. Sobre todo cuando vivimos rodeados de malas noticias.
Pero la gran ventaja… es que la información no afecta de la misma forma a todas las personas. Cada una le da la importancia relativa según su actitud mental.
Y… lo  más importante que
¡el pensamiento positivo tiene más fuerza que el negativo!

 

Utilizando anclas
De ahí la importancia de controlar el pensamiento.
Desde luego, no siempre nos podemos mantener positivos, es más hay veces que parece que el mundo se nos viene encima y somos incapaces de ver algo bueno en el horizonte.
Ahí en ese momento es muy importante y necesario, saber utilizar las anclas.
¿Qué son las anclas?
Ayudas. Puntos de amarre.
Como ya hemos visto en algún post anterior (pincha aquí para recordarlo), la mente no distingue la realidad de la ficción.
Y esa… ¡es nuestra gran ventaja!
Cuando nos encontramos en horas bajas y queremos cambiar nuestra frecuencia… no tenemos más que “engañarle” haciéndole creer que todo va bien. Así volvemos a entrar en sintonía con lo positivo y lo atraemos. Recuerda la ley de la atracción.
Ahora me dirás ¿y cómo hago yo eso?

 

¡Creando tus propias anclas!
Sólo hay que saber utilizarlas. Sin cuestionarse nada más.

 

Las más fáciles y más usadas son las afirmaciones positivas repetidas como un  mantra.
No importa que en ese momento no te las creas. Recuerda, la mente no lo sabe y cree que tus palabras de felicidad y positivismo son reales por lo que va creando un mundo acorde con ellas y atrayendo energías elevadas.
Estas frases puedes fortificarlas con olores, gestos, canciones. Cualquier cosa que a fuerza de repetirlo cree en ti en el menor tiempo posible esa sensación de alegría y bienestar que tanta falta te hace.
Un ancla es cualquier cosa que te ayude a elevar la frecuencia de tu pensamiento.
Se que se pueden comprar aromas hechos específicamente para ello. 
Una música, un cerrar el puño diciendo SIIII…, cualquier cosa sirve. Hazlo simple.
Nos podemos fijar en los deportistas. Utilizan estas herramientas para mantenerse motivados. Busca la tuya y utilízala.
No dejes nunca que un pensamiento negativo pueda más que tú.

 

Tanto si crees como si no crees… siempre estás haciendo afirmaciones.

 

las ondas de pensamiento

Y, ya que ahora sabemos como funciona, vamos a utilizarlas para nuestro bien y de paso… mejoraremos el mundo a nuestro alrededor.
Porque una persona positiva contagia a muchas y muchas juntas… cambiar la tendencia, el devenir de nuestro planeta.
Acuérdate de la “teoría del mono número 100”
 Tenemos mucho que aprender pero sobre todo,
¡tenemos mucho que poner en práctica!

 

La teoría es tan sencilla que la mayoría de las veces, por eso mismo, no nos la creemos.

 

Somos lo que pensamos. Y pensamos lo que queremos.
Decide que eliges y vete a por ello. No dejes que nadie ni nada te aleje de tus sueños.
Es sólo cuestión de voluntad. Cuesta al principio pero en cuanto adquieres el hábito, todo va rodado.

 

 

Las ondas del pensamiento

 Agradezco tu comentario y si te ha gustado… Compártelo

Un comentario sobre “Las ondas del pensamiento. Su reproducción y funcionamiento.

  • el 28/11/2017 a las 6:50 pm
    Permalink

    Fantástico!! Me ha encantado….Ójala que mucha gente lo siga…el mundo seria un sitio mejor.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: